¿Cómo es el nuevo consumidor español? - ZERO
727
post-template-default,single,single-post,postid-727,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

¿Cómo es el nuevo consumidor español?

¿Cómo es el nuevo consumidor español?

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) y el Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social  presentaron el pasado febrero 2019 un estudio sobre las tendencias de consumo sostenible de los consumidores españoles. Bajo el título  “Otro consumo para un futuro mejor” ,  este estudio indaga en el conocimiento y compromiso  de los ciudadanos con la ética y la sostenibilidad, e identifica las barreras que le impiden llevar a cabo consumo sostenible.

Los datos del informe proceden de una encuesta realizada a 1.284 personas representativas de la sociedad española, las conclusiones extraídas de 3 grupos de discusión de consumidores comprometidos con asuntos éticos y ecológicos, una encuesta exploratoria a 340 personas sobre hábitos de consumo, y 26 entrevistas a expertos en consumo sostenible y en nuevas economías (circular, colaborativa, feminista, verde, social y solidaria, finanzas éticas…).

Cómo construir un futuro mejor

Como adelanta su título, un aspecto destacable de este informe son sus recomendaciones para construir un futuro mejor. Entre las principales propuestas, dirigidas a los consumidores, las administraciones públicas, y a los movimientos y empresas que promueven la economía ética y sostenible, se encuentran:

  • Generar alternativas de consumo que ofrezcan información clara y transparente sobre los productos y precios asequibles.
  • Involucrar al ciudadano, ayudarle a entender los impactos que generan al consumir de manera no responsable.
  • Elaborar balances no financieros o mediciones del triple impacto que permitan comunicar a los consumidores el valor añadido de las redes, movimientos o empresas con respecto a otras propuestas.
  • Desarrollar modelos que fomenten el paso “del producto al servicio” y de la “posesión al uso”  a través de programas co-diseñados con la ciudadanía local.
  • Aplicar las propuestas del consumo sostenible al sector de la moda mediante la educación para reducir el hiperconsumo y el fomento de la donación y compra-venta de segunda mano.
  • Ayudar a entender al ciudadano el valor añadido de las finanzas éticas y los impactos sociales y económicos de su dinero.
  • Apoyar los beneficios de la economía colaborativa como motor de sensibilización ciudadana.
  • Proponer alternativas al turismo de masas, y mostrar al ciudadano opciones atractivas, positivas para el entorno.

 

 

“El 73 % de los españoles toma decisiones de consumo basadas en motivos éticos o de sostenibilidad”

 

El consumo sostenible sí es posible

Los datos aportados por “Otro consumo para un futuro mejor” ofrecen las siguientes conclusiones:

  • El 73 % de los españoles toma decisiones de consumo basadas en motivos éticos o de sostenibilidad.
  • Los consumidores más receptivos a consumir de manera sostenibles  se ven limitados por la falta de información (60%), por falta de alternativas asequibles (58%) y accesibles (cercanía, comodidad, disponibilidad…) (54%), o por la dificultad para encontrar empresas responsables (52%).
  • El consumo sostenible no se refiere solo a lo que compramos, sino, sobre todo, a un estilo de vida.
  • El 62% de los españoles considera que sus decisiones de consumo son una herramienta muy potente para cambiar el mundo.
  • Aunque no conocen bien las distintas corrientes de las nuevas economías, el 57% de los consumidores se siente identificado con sus mensajes al servicio de las personas y del planeta.
  • Más del 50% de los ciudadanos apoyaría las iniciativas de los movimientos y empresas que promueven una economía ética y sostenible (“nuevas economías”).
  • El lema común de las nuevas economías al servicio de las personas y el planeta es “consumir menos y mejor”.
  • Las nuevas economías aportan a los consumidores confianza, bienestar, resiliencia y ahorro de recursos naturales.

 

De este informe se deriva, por tanto, que una gran parte de los de consumidores condicionan  sus decisiones de consumo a aspectos éticos y ambientales, y que están preparados para cambiar sus hábitos de consumo a favor de un futuro sostenible.

Imagen de portada: Reuben Teo