¿Cómo se mide la economía circular? - ZERO
847
post-template-default,single,single-post,postid-847,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

¿Cómo se mide la economía circular?

¿Cómo se mide la economía circular?

Forética y el Grupo de Acción en Economía Circular presentaron el pasado 11 de julio de 2019  “La medición de la economía circular. Marcos, indicadores de impacto en la gestión empresarial”, un estudio que muestra los beneficios de avanzar hacia un modelo circular de producción y las claves para medir este progreso.

Entre las aportaciones del informe destacan el análisis de las metas de la Agenda 2030 vinculadas a la economía circular,  la consecución de los objetivos de dicha agenda en España y una hoja de ruta para progresar hacia la circularidad, basada en tres preguntas: qué medir, cómo medir y para qué medir.

Consecución de los ODS en España

En relación a los indicadores de seguimiento nacionales, España obtiene sus mejores resultados en el ODS 6 (agua limpia y saneamiento) y el ODS 7 (energía asequible y no contaminante). Sin embargo, en el ODS 12 (producción y consumo responsable)  tan sólo cuenta con una calificación de 53,4 (sobre 100).

Qué, cómo y para qué medir

Con respecto a la hoja de ruta para la contribución de las empresas a una economía circular, este estudio propone llevar a cabo un autodiagnóstico mediante indicadores de medición, entre los que distingue:

1. Métricas de eficiencia operación:

– Toneladas de materias primas, volumen de agua consumida.

– Consumo de energía.

– Toneladas de residuos orgánicos e inorgánicos.

2. Métricas de desempeño circular:

– Eficiencia en el uso de materias primas, reciclaje y valorización.

– Ecodiseño de productos y servicios.

– Extensión de la vida útil de los productos (reutilización, reparación). 

– Cadena de valor circular, como el porcentaje de materias primas de fuentes renovables y el porcentaje de energías renovables, entre otros. 

– Simbiosis industrial: porcentaje de aguas residuales tratadas reutilizadas, porcentaje de materias primas secundarias utilizadas para la producción…

3. Métricas de creación de valor circular:

– Promoción de la producción y el consumo responsable: fomento de modelos de negocios circular; implantación de la recogida selectiva de residuos en centros de trabajo, entre otros.

– La economía circular y el negocio (inversión y ahorro de costes): ahorro de costes por reducción de residuos; inversión en proyectos de economía circular, …

Una vez que la empresa ha identificado su nivel de contribución a la economía circular, ha de analizar los flujos de entrada y de salida de sus productos y medirlos dentro de un marco temporal.

A continuación, la organización deberá estudiar los puntos de la cadena de valor en los que sea más relevante actuar para mejorar sus resultados de acuerdo con criterios económicos, ambientales y sociales. Para ello, la empresa analizará los riesgos de su sector y de su ubicación geográfica asociados a la economía lineal,  identificará qué recursos implican un mayor consumo de energía y buscará las tecnologías disponibles para mejorar el rendimiento de los mismos. También deberá estudiar las oportunidades de negocios que podrían generarse gracias a la economía circular, las necesidades de sus grupos de interés y la relación de su estrategia empresarial con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Como tercer paso en la medición del nivel de circularidad de las empresas, el estudio de Forética recomienda escoger un sistema para medir que se adapte al nivel de ambición, madurez del sector y la tipología de la organización. Entre los principales herramientas de medición distingue:

1. Marcos globales:

– El Índice de Progreso de la Economía Verde (Green Economy Progress Index, GEP).

– EU Resource Efficiency Scoreboard (2013).

– Raw Materials Scoreboard (2016).

– EU Monitoring Framework for the Circular Economy (2018).

2. Marcos nacionales como el borrador de la Estrategia Española de Economía Circular, publicado en  febrero de 2018.

3. Marcos empresariales:

– GRI Standards

– SDG Compass

– La Norma BS 8001: 2017

– Indicadores de la Circularidad de La Fundación Ellen MacArthur

– Circle Assessment

4. Certificaciones:

– Cradle to Cradle Certified™ Product Standard

– UL 3600

Necesidad de un avance a nivel global

Como señala este informe, uno de los principales desafíos para poder avanzar hacia una economía circular es el desarrollo de un lenguaje común de medición  que permita a las organizaciones comparar su progreso a nivel global. Asimismo, recuerda que se han producido avances en términos de reporte empresarial, como la entrada en vigor de la Ley de divulgación de información no financiera. Las compañías obligadas a cumplir esta Ley deberán identificar su impacto en materia de economía circular, pero el resto de empresas también han de seguir progresando en la misma dirección para adelantarse a futuras regulaciones, diferenciarse como marca y rendir cuentas ante sus grupos de interés.

Para saber más

https://foretica.org/el-grupo-de-accion-en-economia-circular-marca-una-hoja-de-ruta-para-medir-la-accion-empresarial-en-este-ambito/

Imagen de portada: Debby Hudson