La información sobre sostenibilidad empresarial, más allá de lo puramente financiero - ZERO
1041
post-template-default,single,single-post,postid-1041,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

La información sobre sostenibilidad empresarial, más allá de lo puramente financiero

La información sobre sostenibilidad empresarial, más allá de lo puramente financiero

En 1970 el Premio Nobel George Akerlof publicó su conocido artículo “El mercado de los limones: la incertidumbre de la calidad y los mecanismos del mercado”  (The Market for Lemons: Quality Uncertainty and the Market Mechanism). En este artículo analizaba cómo los bienes comercializados en el mercado pueden perder valor ante la llamada asimetría de la información entre compradores y vendedores.

Un cliente mal informado no está dispuesto a pagar el precio que espera un vendedor. En palabras del propio autor: si el cliente no es capaz de distinguir un artículo de alta gama (melocotón) de uno de baja gama (limón), establecerá un precio promedio y no estará dispuesto a pagar el precio que espera el vendedor. La única solución es proporcionar toda la información posible para que el cliente “revalúe” el valor y aprecie la diferencia.

Si llevamos esta teoría a los mercados financieros,  el resultado es que una empresa con información íntegra y transparente que tiene más posibilidades de obtener un acuerdo de valor justo con su cliente. Por ejemplo, más allá de la información puramente financiera, si una empresa con una política interna comprometida con el medio ambiente comparte esta información, será más valorada en el mercado y obtendrá un mayor reconocimiento.

Premios al mejor informe anual

En este sentido se trabaja en Singapur donde han tratado de esclarecer qué criterios deben estar recogidos en esta información para su mercado de capitales. Para incentivarlo, desde 1974 existen los premios al Mejor Informe Anual (Best Annual Report Award; ARA). Desde entonces el objetivo es fomentar la presentación de informes corporativos más transparentes y que vayan más allá de los requisitos mínimos.

Entre esta información destaca la incorporación de informes de sostenibilidad que incluyan los criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno)  . Con ello se afianza la idea de que las empresas son parte responsable de la comunidad, de tal manera que  los inversores internacionales se apoyan cada vez más en dichos criterios para tomar sus decisiones de inversión. Desde 2018, la Bolsa de Singapur estableció como obligatorio el requerimiento de incluir esta información para todas las empresas que cotizan en bolsa.

Todo ello conlleva romper con la era en que la información financiera era el epicentro de los informes anuales y la única herramienta empleada en la toma de decisiones Así, la divulgación de esta información fomentará la responsabilidad corporativa, pero además ayudará a las empresas a mejorar la gestión  del riesgo empresarial y lograr un crecimiento sostenible y sostenido.

Más informes con índices de sostenibilidad y de mayor calidad

El esfuerzo de buena parte del tejido empresarial de Singapur por ponerse al día en cuanto a memorias de sostenibilidad, hace que cada vez más se unan a esta tendencia.

Pero además de incrementarse el número de informes, también ha aumentado su  calidad. Los responsable de los premios destacan que este año son cualitativamente mejores y se ha hecho un gran esfuerzo por darles visibilidad. Este es el caso del gigante Singtel, con un sitio Web dedicado a su informe de sostenibilidad y una garantía externa independiente de EY.

El gran reto: ¿cómo debe ser un informe de sostenibilidad?

Frente a los informes financieros que siguen unos mismos patrones de contabilidad globalmente aceptados, los informes de sostenibilidad tienen varios enfoques y formatos.

Los especialistas recomiendan seguir las directrices GRI, pero la heterogeneidad de los datos y la opacidad de ciertos informes hacen que sean menos objetivos. Por ello la Bolsa de Singapur alienta a seguir  buscando un patrón reconocible por todos. De lograrlo, su obligatoriedad proporcionará una excelente oportunidad para que las empresas revisen sus estrategias sostenibles a largo plazo con regularidad, impulsando así el valor de marca y las ventajas competitivas de sus productos o servicios.

En 2017, el 78% de las principales empresas del mundo incluyeron la responsabilidad social corporativa en sus informes según el informe de la consultora KPMG, El camino por recorrer. En Europa la tendencia es la misma, aunque falta una legislación clara al respecto. De acuerdo con el documento de la Comisión Europea Para una Europa sostenible de aquí a 2030,  “en los dos últimos años, la UE ha reforzado los derechos de los accionistas y los inversores, ayudándoles a entender los aspectos financieros y no financieros, permitiéndoles exigir una mejor rendición de cuentas a las empresas”. Igualmente, reconoce que “no obstante, hay margen para hacer más a todos los niveles. A nivel de la UE, trabajando para definir una serie de medidas y soluciones concretas con las que se pueda fomentar una conducta empresarial más sostenible”.

Imagen de portada: timJ