Nueva Ley de Información no Financiera - ZERO
620
post-template-default,single,single-post,postid-620,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

Nueva Ley de Información no Financiera

Nueva Ley de Información no Financiera

El pasado  mes de diciembre se modificó la Ley de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad para incorporar al Derecho español la Directiva 2014/95/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, referente a la divulgación de información no financiera e información sobre diversidad por parte de determinadas grandes empresas y grupos.

Esta Ley tiene como objetivo identificar riesgos para mejorar la sostenibilidad y aumentar la confianza de los inversores, los consumidores y la sociedad en general. Para ello, incrementa la divulgación de información no financiera, como pueden ser los factores sociales y medioambientales.

Ámbito de aplicación

En la actualidad, esta norma aplica a las empresas que cumplan los siguientes requisitos:

Que el número medio de trabajadores durante el ejercicio sea superior a 500.

Que, o bien tengan la consideración de entidades de interés público, o bien durante dos ejercicios consecutivos reúnan dos de las siguientes circunstancias:

  • El total de las partidas del activo sea superior a 20 millones de €.
  • El importe neto de la cifra anual de negocios sea superior a 40 millones de €.
  • Que el número medio de trabajadores durante el ejercicio sea superior a 250.

 

Esta normativa será de aplicación para los ejercicios económicos que se inicien a partir del 01/01/2018. Los dos ejercicios consecutivos computables serán el que se inicie a partir del 01/01/2018 y el inmediato anterior.

 

 

“La demanda de transparencia es un fenómeno global, y la calidad y disponibilidad de la información son claves”

 

 

Información no financiera más concreta

El informe de gestión deberán firmarlo todos los administradores, y estarán obligados a formularlo en el plazo máximo de tres meses, contados a partir del cierre del ejercicio social. Para confeccionar el estado de información no financiera, los administradores tienen que cumplir los estándares del Global Reporting Initiative (GRI) sobre cuestiones sociales y relativas al personal, respeto de los derechos humanos, lucha contra la corrupción y el soborno. Asimismo, tendrán que aportar información sobre cuestiones medioambientales.

En referencia a la información no financiera, La Ministra Teresa Ribera destacaba durante la jornada “Transición ecológica: el reto de la financiación sostenible” (Madrid, enero 2019) la necesidad de aportar claridad en cuestiones como la medición de obligaciones en el reporting no financiero y adelantaba que “La Unión Europea prepara ya una propuesta de Reglamento acerca de cómo informar a los accionistas sobre el riesgo climático”.

Una oportunidad para generar valor

La demanda de transparencia es un fenómeno global, y la calidad y disponibilidad de la información son claves. El modelo de publicación de información no financiera propuesto por la Administración Pública supone un gran potencial de generación de valor para los grupos de interés y las organizaciones. De esta forma, el marco desarrollado servirá como elemento de impulso, principalmente para aquellas organizaciones que aún no informan de sus impactos no financieros.

Sin duda la  capacidad para recopilar y publicar información no financiera de calidad puede suponer un obstáculo para las empresas, pues los desafíos asociados a la gestión y comunicación de la información no financiera en general dependen de la madurez de la organización. En este sentido, el análisis de datos y las herramientas tecnológicas innovadoras pueden ayudar a dar un nuevo enfoque a la función no financiera. Para  la implementación de estas nuevas herramientas, las empresas requerirán, además, la superación de barreras tecnológicas y organizativas de los modelos de reporting.

Las organizaciones se enfrentan pues al reto  de definir, mediante una estrategia clara y detallada,  un modelo operativo de reporting que se ajuste a sus necesidades. De acuerdo con el  informe Corporate Reporting Survey de EY, el 82 % de los encuestados prevé incrementar la inversión en tecnología para reporting durante los próximos años.

desktop1

Imagen de cuadro de mando de ZERØ. Fuente: Teimas Desenvolvemento S.L.

Por tanto, con respecto a las cuestiones medioambientales, las empresas que dispongan de plataformas digitales capaces de generar información no financiera de manera ágil y en tiempo real, contarán con indicadores claves de negocio. Estos indicadores les permitirán, además, definir estrategias de circularidad corporativa y optimizar el control y gestión de recursos.